^ Subir
facebook

Radio santuario

Mensajes de Nuestro Obispo

Celestino Aós B., Obispo de Copiapó

Estimados/as Catequistas:

¡Felicitaciones en este día que les dedicamos especialmente!. Yo también tuve “catequistas”; ya sé que la mejor felicitación que les puedo hacer a ellos es traerlos a mi recuerdo, elevar una oración por ellas/ellos ¡y tratar de vivir lo que me enseñaron!. Ustedes son llamados por Dios y por la Iglesia para profundizar y vivir más completamente las enseñanzas que quieren trasmitir y testimoniar. Y en el centro de catequesis está siempre una Persona: JESUCRISTO. Catequizar es descubrir en la Persona de Jesucristo el designio eterno de amor hacia nosotros: Dios nos ama, Dios me ama, Dios te ama. Se trata de conocer y descubrir el significado de las palabras, de los gestos y acciones de Jesús. El fin de la catequesis es conducir a la comunión con Jesucristo: él es el Camino que nos conduce al Padre en el Espíritu Santo. Serás buen catequista en la medida en que permitas que Cristo hable por tus labios, sienta con tus sentimientos, y actúe a través de tus obras.

Jesús encontraba a las gentes, y no las aturdía con discursos ni sermones; primero las escuchaba, y entonces les enseñaba, como a los discípulos cuando les explicaba las parábolas o los acompañó hacia Emaús, el sentido de los sucesos ocurridos. En estos momentos de sufrimiento por la catástrofe, más que nunca, escuchen, escuchen y escuchen; recen con las personas a quienes catequizan, y muestren la misericordia de Dios. Celebren la alegría de conocer a Jesucristo y entregarle nuestra vida; celebren la alegría de formar parte de la Iglesia. Celebren la alegría de ser catequistas: lo primero es ser catequistas, no solo  trabajar como catequistas. Ser catequista es una vocación y un servicio.  Ser catequista significa dar testimonio de la fe; ser coherente con la propia vida.

 

Catequista es el que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás. El catequista es precisamente un cristiano que pone esta memoria al servicio del anuncio; no para exhibirse, no para hablar de sí mismo, sino para hablar de Dios, de su amor y su fidelidad. Hablar y transmitir todo aquello que Dios ha revelado: Dios no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede.

 

“Estoy muy contento de mi catequista”, me dijo un niño. ¿Es muy simpático?, le pregunté yo. “No tanto”. Entonces ¿por qué? “Porque me habla de Jesucristo, de Dios y de la Virgen María”. ¡Cómo me gustaría escuchar esa alabanza de cada uno de ustedes! A la Gran Catequista, a la Virgen María, le pido que haga de ustedes unos buenos catequistas; a cada uno de ustedes, a sus familiares y a las personas que catequizan, mi mejor bendición. ¡Feliz día!.

Celestino Aós, OFMCap, obispo

Copiapó 16 mayo 2015

Inicio

Iglesia celebra misa en memoria de fallecidos y desaparecidos por los aluviones

Misa en el Santuario de La Candelaria reunió a cientos de fieles, el domingo 17 de mayo.

Con la participación de cientos de fieles se celebró la Misa en memoria de quienes perdieron la vida en los aludes del 25 de marzo en Atacama, en los accidentes que ocurrieron alrededor de la catástrofe. y por quienes permanecen desaparecidos.

La misa fue presidida por el Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, quien fue acompañado por sacerdotes de parroquias de toda la provincia. La celebración comenzó con el traslado de la imagen grande de la Candelaria desde el templo hasta el altar de piedra.

"El mejor homenaje a nuestros muertos es imitar sus virtudes”

En su homilía, el Obispo dijo que "nuestros hermanos que murieron en los aluviones o con ocasión de ayudar, están vivos, viven en Dios, gozan de la vida eterna y nosotros los recordamos, damos gracias a Dios por ellos", agregando que "la muerte de nuestros seres queridos, la desaparición de quienes aún ignoramos su paradero, el despojo de la vivienda o de los enseres que muchos de ustedes han sufrido, la pérdida del empleo, la ausencia de los colegios de nuestros niños, la precariedad a que nos vemos sometidos todos, nos acusan dolor. ¡Tienen que causar dolor si lo padecemos personalmente! ¡Tiene que causarnos dolor si lo están padeciendo otros hermanos!". Invitó a la asamblea a "poner en pie a esperanza... El mejor homenaje a Jesús no será levantarlas catedrales o monumentos, sino tratar de pensar como Él, tratar de vivir como Jesús indicó; ¡el mejor homenaje a nuestros muertos es imitar sus virtudes!”

"A ustedes que sufren directamente la muerte de un familiar, - prosiguió don Celestino- a ustedes que viven la angustia por la desaparición de uno de los suyos, les aseguro que no están solos; los hemos acompañado con nuestras oraciones, estamos rezando con ustedes y por ustedes, y seguiremos rezando" y agregó "para ustedes y para todos los damnificados nuestra ayuda solidaria", invitando a "sumar fuerzas, queremos ser más eficientes a través de Caritas diocesana... Mi reconocimiento y estímulo a los que trabajan en Caritas, y a los que han colaborado como voluntarios (¡necesitamos más voluntarios!), nuestros reconocimiento a los cuerpos del Ejército y Carabineros, a los médicos, etc. a todos los que han entregado y entregan sus mejores esfuerzos. Menciono de modo especial a los sacerdotes y diáconos, a los religiosos y religiosas que han trabajado y están trabando al límite".

"Aprendamos de los errores del pasado"

En la última parte de su reflexión, el Obispo dijo: "A los pies de la Virgen de la Candelaria, nuestra Madre, ponemos nuestro compromiso: que aprendamos de los errores del pasado, que aprendamos a respetar y a ser amigos de la naturaleza y no enemigos, porque la naturaleza maltratada nos devolverá sufrimientos; que nos comprometamos a hacer las cosas mejor… Queremos un Chile más solidario y fraterno, más sincero y veraz; y todos tenemos que poner nuestra parte: vayan y esfuércense por construir una sociedad mejor, nos envía Jesús. Y nosotros, que un día nos reunimos en fiesta aquí en Candelaria, le repetimos nuestro lema para que la Virgen María nos ayude: “Con María y en Familia, construyamos una Iglesia que escucha, anuncia y sirve en nuestra tierra de Atacama”.

A continuación tuvo lugar el signo de un clavel por cada uno de los 38 fallecidos (28 en los aluviones y 10 en accidentes relacionados) y 18 desaparecidos.

Campaña de recolección de víveres

Los víveres que llevaron los fieles hasta el Santuario -legumbres, conservas y te- se distribuirán a las parroquias para que los equipos de ayuda fraterna los entreguen a las familias más necesitadas.

Obispo visita comunidad de Diego de Almagro

Una visita a la comunidad de la parroquia de Diego de Almagro realizó el Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, el pasado jueves 14 de mayo.

Hasta la parroquia El Espíritu Santo de Diego de Almagro llegó este jueves Monseñor Celestino Aós, para visitar a la comunidad.

En su visita, el Obispo conversó con las personas que organizan la colaboración a las familias damnificadas, y que han formado un equipo de ayuda fraterna, y entregó algunos de los kits de aseo personal y domiciliario.

Ayuda organizada

Cada una de las integrantes del equipo de ayuda fraterna tiene a su cargo en promedio 13 familias, a las que visita, invita a los talleres de formación en salud y entrega ayuda. Además, la parroquia tuvo el apoyo de una kinesióloga, Luz Cisternas, que vio desde Linares para colaborar. Ella atendió pacientes de manera gratuita en uno de los salones parroquiales y por las tardes realizó tres jornadas de formación en salud y prevención de enfermedades.

Actividades recreativas

El sábado 16 de mayo el equipo de ayuda sicoespiritual, liderado por la sicóloga Hna. Verónica Santillán, arribará a Diego de Almagro para realizar atención sicológica personalizada y actividades recreativas, como un te lota, manicure y zumba.

Trabajo con infancia

En Los Loros se está enfocando el trabajo con niños y niñas, a cargo de la Pastoral Social Caritas Copiapó. Esto producto de la coordinación con otras entidades que trabajan con niños, y que están interviniendo en otros territorios. De esta forma, cada miércoles llega a la localidad un equipo para trabajar con ellos, realizando apoyo escolar y recreativo.

Iglesia invita a orar por los fallecidos en los aluviones en Atacama

Este domingo 17 de mayo se celebrará en el Santuario de La Candelaria, una misa por todas las personas que perdieron la vida a causa de los aluviones que afectaron la región el mes pasado.

Una eucaristía para orar por los fallecidos en los aluviones del 25 de marzo pasado se celebrará este domingo 17 en el Santuario de La Candelaria.

La misa tendrá lugar en el altar de piedra del Santuario, al mediodía, y será la ocasión de orar por el eterno descanso de quienes perdieron la vida durante el desborde de las quebradas y en los accidentes que rodearon esta catástrofe.

En su invitación, el Obispo de Copiapó, Mons. Celestino Aós, dijo que "de nosotros depende, con la gracia de Dios, convertir las horas de dolor en horas de solidaridad y esperanza".

Recolección de víveres

 

Todos quienes asistan a la misa están invitados a colaborar en la campaña de recolección de ayuda que organiza la Pastoral Social Caritas Copiapó. La colaboración requerida será legumbres, tarros de conservas y te.

Sobre esta iniciativa, don Celestino llamó a ser generoso "porque Dios ama al que da con alegría. La ayuda material es importante, pero es también importante la ayuda de la oración".

La mercadería recolectada se distribuirá a las parroquias para que los equipos de ayuda fraterna la haga llegar a las familias más necesitadas.

Continúa trabajo en red entre organizaciones sociales para superar la emergencia en Atacama

Hacer un trabajo más eficiente a través de la coordinación es el objetivo de la red de trabajo que lleva casi dos meses de funcionamiento, convocado por el Obispado de Copiapó, entre la Pastoral Social Caritas Copiapó, la Fundación para la Superación de la Pobreza, TECHO- CHILE, el Programa Fútbol +, EFAD, el club de abstemios San Vicente de Paul y el Hogar de Cristo.

Esta “Red de la sociedad civil por Atacama” se reúne una vez a la semana para coordinar acciones en los distintos territorios, de manera de potenciar las experiencias y conocimientos de cada organización, para hacer un trabajo eficiente y rápido, desde lo que cada una realiza habitualmente.

Como resultado se han determinado estrategias de trabajo con la infancia, con adultos mayores, con migrantes, en ámbitos de salud, acompañamiento sicoespiritual, habitabilidad, reconstrucción y emprendimiento.

Además de las distintas acciones, esta Red busca reflexionar en torno a las problemáticas que afectan a la región, visibilizando los desafíos a mediano y largo plazo, y tener una voz y una visión en temas de desarrollo integral regional.

Vallenar celebra la fiesta de la Santa Cruz

El pasado  2 y 3 de mayo cientos de peregrinos caminaron hasta los pies de la Santa Cruz en la tradicional fiesta religiosa que se celebra cada año en Vallenar, en el sector Torreblanca.

La celebración estuvo marcada por la catástrofe que vive Atacama. Esto se plasmó en la llegada de sólo catorce bailes religiosos que participaron; cuando lo habitual es que sean cuarenta. La comunidad oró intensamente por ellos, en la Eucaristía Solemne de la tarde presidida por el Obispo, Monseñor Celestino Aós. El prelado manifestó en su homilía que "hoy más que nunca debemos aferrarnos a ella, a la Cruz de Jesús, para resucitar con Él". Enseguida Mons. Aós recorrió la procesión por las principales calles del sector.

El párroco del lugar, p. Mauricio Arancibia Portilla, invitó a la comunidad local a perseverar a caminar en familia frente a las adversidades diarias como los motivo de gozo, que aparecen.

A esta Eucaristía y procesión asistieron sacerdotes como el P. Enrique Sarneguett de Huasco y los p. Aquiles Altamirano y p. Mario Campillay, ambos de Vallenar, junto a los diáconos de la Parroquia local, Gilberto Gática y Enrique Santibañez.

La familia y su recuperación como Iglesia doméstica fue el tema central de la novena en preparación a esta fiesta, que comenzó el jueves 23 de abril. Esta Novena se celebró en diversos sectores periféricos, acogiendo la invitación del Santo Padre, Francisco.