^ Subir
facebook

Radio santuario

Mensajes de Nuestro Obispo

Celestino Aós B., Obispo de Copiapó

El barro y el polvo de los pies.

Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen, esto es mi Cuerpo». Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella. Y les dijo: «Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos».. Mc 14,12-16.22-26

 “Antes yo iba a misa y sabía lo que tenía que hacer: rezaba mis oraciones y mi rosario, y el sacerdote hacía lo suyo; ahora ya no sé a qué voy, no se qué hacer, todo es un enredo…” me decía un anciano. Sí, enredo y además misterio, le dije. “Haced Esto en memoria mía”, nos dice Jesús. A usted y a mí; porque la misa o eucaristía es de todos nosotros. Ninguno puede ir a la misa, a mirar, a estar, a escuchar un coro o un sermón, a rezar sus propias oraciones. Vamos a participar: participar en las oraciones compartidas, participar en los cantos (sí, cantar), participar adoptando las mismas posturas de los otros, ¡participar comulgando! Estamos en línea con los judíos que comen el pan sin levadura en señal de humildad y beben la copa del vino que da alegría y también fuerza y entusiasmo para el camino. Jesús celebró su última cena pascual, y de ella hizo la primera misa, allí la primera consagración: tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo “Tomen, esto es mi cuerpo”; tomó una copa de vino, y dio gracias y se la entregó diciendo “esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza  que se derrama por muchos”… Jesucristo hoy toma al sacerdote y por su medio hace con nosotros lo mismo; y nosotros como los apóstoles y los cristianos de todos los tiempos proclamamos ¡”este es el misterio de la fe, este es el misterio de la fe!.

En aquella cena especial Jesús repasó su pasado, sabía la hondura y la perduración de su acto (estaré siempre con vosotros hasta el fin del mundo), y se nos entregó como certeza y fuerza para nuestro caminar futuro. ¿Qué significa reunirse con otros hermanos ante un altar y celebrar la misa? ¿Qué significa una misa para un cristiano damnificado en Atacama? Cierto, la misa no soluciona los problemas materiales (pero no sólo de pan vive el hombre sino que también necesita lucidez y fuerza interior). Cada vez que celebro la eucaristía me siento invitado por Dios, y por eso debemos comenzar con espíritu agradecido: agradecido porque soy cristiano y puedo participar y agradecido porque, precisamente, la misa me hace mejor cristiano. Sin enredarme en ritos ni palabras siento que el Padre me regala a Jesucristo, que Jesucristo me ama y me salva, que el Espíritu Santo sigue obrando y dando vida. Y la misa no es una devoción para la privacidad; la misa es la congregación de los creyentes: debo abrir mi corazón y sintonizar con los demás (al acoger en mí la palabra de Dios, al comulgar el pan santo, me convierto en cuerpo de Cristo o Iglesia; y, por tanto, ya no puedo comportarme como si no me importaran los demás, en especial los necesitados. Pero eso no son ideas o teorías, por eso sumo mi aporte a la colecta de cada misa para los pobres).

Jesús también supo del polvo y el barro en los pies; caminaba predicando el Evangelio. Luego nos asocia a esta tarea a nosotros. Y, en el día del Corpus, nuestros mayores sacaban el Santísimo en procesión, generalmente en artísticas custodias. Nosotros haremos una procesión alrededor de la plaza; la procesión será más sencilla, y la custodia material también. Pero usted, usted tiene que ser una custodia andante que lleve la presencia de Jesucristo allí donde usted vaya… Así vivimos la eucaristía.

Líneas Guía de la Conferencia Episcopal de Chile para tratar los casos de abusos sexuales menores de edad

Ver aquí ►

 

Inicio

Huasco celebra a San Pedro

Comunidad de la parroquia huasquina prepara celebración a su Santo Patrono

Con el lema "Una Iglesia que escucha, anuncia y sirve", la comunidad de la parroquia San Pedro Apóstol de Huasco se encuentra en actividades de celebración de su Santo Patrono.

Es así como el día viernes 3 de julio será el día dedicado a los adultos mayores, quienes recibirán una bendición especial, en la misa de las 16 horas. A las 19.30 está programada la novena y adoración al Santísimo.

El sábado 4 de julio se realizará a las 11 horas la bendición de las niñas y niños en el atrio del templo parroquial. A las 19.30 horas está programada la misa de los bailes religiosos en la Capilla Sagrada Familia para luego comenzar la procesión por las calles del sector alto de Huasco.

Por su parte, el domingo la Misa Solemne, presidida por el Obispo, Monseñor Celestino Aós, se celebrará a las 10.30 horas. A las 14 horas comenzará la procesión de las embarcaciones por el mar, para luego dar paso a la misa final y la despedida de los bailes religiosos. El lunes 6 es el Día de Acción de Gracias, con la misa a las 19.30, con todas las comunidades parroquiales.

Las actividades comenzaron el Huasco el jueves 25 de junio con novenas y misas todos los días a contar de las 19.30 horas, por intenciones diferentes. Se ha dedicado cada jornada a rezar por los pescadores, la creación, los jóvenes de los bailes, los enfermos y trabajadores de la salud, por Atacama y por los adultos mayores.

Obispo de Copiapó: "Tenemos que confesar a Jesús como el Señor y pedir su gracia y salvación".

En la fiesta de San Pedro en Caldera, el Obispo presidió la celebración eucarística que culminó con la tradicional procesión por el mar y la bendición de las embarcaciones

Con la presencia del Obispo, Monseñor Celestino Aós, se celebró la Misa en honor a San Pedro en el puerto de Caldera. Celebración que comenzó con el traslado de la imagen del Santo en hombros de los pescadores, que lo llevaron hasta el muelle, lugar donde se ofició la misa.  Acompañaron al Obispo el párroco, P. Juan Barraza, y el P. Mario Vignola.

En su homilía, don Celestino señaló que "el Señor nos pregunta quién es él para cada uno de nosotros". Hablando sobre Pedro, lo describió como un hombre “curtido en la pesca”, que como todos los pescadores, está en permanente contacto con la naturaleza y tiene tiempo para reflexionar. Don Celestino dijo que “tenemos que darnos ese tiempo para reflexionar quién es Jesús para mí, quien es para mí mi esposa, mi esposo, mis hijos, quiénes son mis papás; si no reflexionamos nos vamos quedando vacíos, superficiales; esto es necesario para ir construyendo nuestra identidad”.

“Pedro aprendió una lección- agregó-, sabía que la pesca no se hace solo, sino en colaboración. En un momento de fracaso después de no pescar nada, tuvieron la pesca milagrosa, y tuvieron que llamar a los de la otra barca para que los ayudara”. Subrayó que “tenemos que ayudarnos unos a otros: entre ustedes, pescadores; ustedes a la sociedad y la sociedad a ustedes”.

Concluyendo, el Obispo señaló que "Pedro descubrió al Mesías en Jesús y va a poner toda su confianza en él. Quizá como pescador también soñaba con tener un puesto de pescados, tener un negocio, y al final terminó clavado en una cruz allá en la colina vaticana. Pero no le importa; él dará testimonio, como lo hizo en Cesarea: 'Tú eres Cristo, el hijo de Dios', y nosotros tenemos que usar todas las técnicas, toda la sabiduría para confesar a Jesús como el Señor y pedir su gracia y salvación".

Después de la misa comenzó la procesión de embarcaciones por la costa, recibiendo la bendición del Pastor.

Obispo celebró Corpus Christi en la Catedral de Copiapó

Mons. Celestino Aós: “Ahora como nunca en Atacama necesitamos celebrar mejor nuestras misas para sostener nuestra esperanza”.

Cientos de personas participaron de la eucaristía y la procesión de Corpus por el centro de la ciudad.

El obispo de Copiapó, Mons. Celestino Aós presidió la eucaristía en la fiesta de Corpus Christi, acompañado del p. Rodrigo Herrera.

En su reflexión, el Obispo dijo que “la alianza que los cristianos sellamos con Dios en el bautismo, la reafirmamos en cada misa. Cada eucaristía nos exige siempre un compromiso”. Refiriéndose al episodio narrado en el evangelio de Marcos en el que Jesús comparte la comida con sus discípulos, el obispo dijo que “lo hermoso, más de lo que comemos, es el clima, el cariño”, e hizo una similitud entre la comida y la comunión. “A veces nos encontramos son ganas de participar de la misa o comunión... Si nos damos cuenta de que llevamos tiempo que no nos apetece participar en la misa, que llevamos tiempo sin comulgar, entonces tenemos que preocuparnos de verdad: ¿qué me está pasando?"

Don Celestino invitó a “adorar al Señor, que está con nosotros” y a reflexionar sobre la comunión. “Comulgamos para que experimentemos constantemente en nosotros los frutos de la redención”.

Familia: buscar 'vitaminas' en la misa y la comunión

“Cuando uno prevé que llegan situaciones más exigentes, como por ejemplo para los fríos del invierno, - dijo el Pastor- procura reforzar la alimentación y sus recursos o defensas con vitaminas; cuando una familia prevé que va a pasar o está pasando por un período de dificultad debe fortalecerse, buscar vitaminas en la misa y la comunión” agregando que “en Atacama estamos pasando una situación dolorosa, por eso necesitamos celebrar mejor, participar más y comulgar, para sostener nuestra esperanza”.

Al final de su reflexión, el Obispo llamó a prolongar la procesión de Corpus Christi. "Cada uno de ustedes esta semana visite a un enfermo o anciano; están a nuestro lado, son parientes o vecinos o conocidos... Dios hará la unidad y la paz a través del pan y vino consagrado, Dios hará la unidad y la paz a través de usted si usted responde como los israelitas a Moisés 'Estamos resueltos a poner en práctica y a obedecer todo lo que el Señor ha dicho" concluyó el Obispo.

Luego, invitó a un grupo de niñas del Liceo Sagrado Corazón, que están en actividades por los 100 años del MEJ (Movimiento eucarístico juvenil), y les dio la tarea de rezar un Padrenuestro y un Avemaría por las vocaciones.

A continuación comenzó la procesión del Corpus Christi por la plaza de Armas de Copiapó, recorrido que culminó en el mismo templo con la adoración y bendición final.

Queremos ser una iglesia que escucha y sirve Con este lema, la Iglesia de Caldera prepara la fiesta en honor a San Pedro

Desde el viernes 19 de junio la comunidad de Caldera comienza las actividades por la fiesta del patrono de los pescadores, San Pedro.

Con la novena de las 20 horas en la capilla San Pedro, Caldera comienza la fiesta en honor de su santo patrono, este viernes 19 de junio. El sábado 20 a la misma hora la novena se rezará en la capilla de Bahía Inglesa y el domingo 21 en el sector Cruz de Mayo.

El programa continúa el lunes 22 con la imagen de San Pedro visitando colegios y jardines infantiles. La novena de las 20 horas será en Las Dunas. El martes en el sector misionero Desierto Florido y el miércoles en Villa las Playas. El jueves la novena se celebrará en el sector Manuel Orella. El viernes 26 la novena será en la mañana, en el colegio parroquial Padre Negro.

Días centrales de la fiesta

El sábado 27 de junio está programada la entrada de pueblos de los bailes religiosos en la capilla San Pedro, desde las 4 de la tarde. Desde allí partirá a las 6 de la tarde la procesión hasta el templo parroquial San Vicente de Paul para celebrar la Misa. A las 9 de la noche comenzará la procesión hasta el muelle.

A las 8.30 de la mañana comenzarán las actividades del domingo 28 de junio, con el saludo de los bailes religiosos. A las 11 se celebrará la Misa Solemne, presidida por el Obispo, Monseñor Celestino Aós, luego de la cual se realizará la tradicional procesión por el mar, con la bendición de las lanchas pesqueras y del mar. Tras esto, la procesión y despedida de los bailes, desde el muelle hasta la capilla San Pedro, donde finalizará la festividad en honor al santo patrono de los pescadores.

Catequistas de la provincia de Copiapó participaron de jornada de formación

Más de 80 catequistas recibieron información y compartieron con el Obispo

Una jornada de formación para los y las catequistas del valle centro, que incluye Copiapó, Caldera y Tierra Amarilla, tuvo lugar este sábado 6 de junio, en el Liceo Sagrado Corazón, de Copiapó.

La reunión se inició con el saludo y la bienvenida de la encargada diocesana de catequesis, hna. Claudia Muñoz aci. La encargada de conducir el encuentro fue la hna. Verónica Santillán, con el tema "Elementos espirituales en tiempos de crisis". La religiosa se basó en el texto de los peregrinos de Emaús. Esto dio paso a una dinámica de compartir entre los mismos catequistas, enfocado principalmente a las vivencias personales durante y después de las inundaciones que afectaron a la región en marzo pasado.

En su reflexión, la Hna. Verónica abordó la escucha como forma de sanar los dolores, sobre todo para quienes vivieron el aluvión. Propuso escuchar pero con un sentido, con el corazón dispuesto a conmoverse, acompañar, acoger y contener al hermano que lo necesita.

Catequistas comparten con el Obispo

Monseñor Celestino Aós llegó hasta el Liceo para encontrarse con los catequistas. Habló de experiencias personales y recuerdos, agradeció el servicio de cada uno, y pidió acomodar las dinámicas parroquiales de catequesis a la nueva situación que se vive en las comunidades después de los aluviones. Después compartió el almuerzo con ellos.