^ Subir
facebook

Radio santuario

Mensajes de Nuestro Obispo

 

Es mía y soy de ella
Celestino Aós B., Obispo de Copiapó

Rezo al Niño que reposa en el pesebre en Belén; rezo junto a la santa familia de Nazaret que componen san José y la Virgen María y Jesús que va creciendo; rezo por cada uno de ustedes, ¡y rezo por cada una de sus familias!. Los desplazamientos a las minas o a los parronales, imponen condiciones exigentes, a veces dolorosas para las familias en Atacama. Nuestra mayor riqueza no son ni los minerales ni las frutas para exportar; nuestra mayor riqueza es la familia. Y quien no cuida a la familia, quien destruye a la familia, no cuida a Chile, destruye a Chile. Y eso vale tanto para autoridades y legisladores como para cada chileno.
Nacimos en una familia que no elegimos ¡es mi familia!. Lazos de sangre, de filiación y parentesco, nos unen irrenunciablemente. Ahora se hablará de código genético, etc., pero es lo mismo: compartimos sangre y herencia genética con esos hermanos o medio hermanos, con esos hijos o papás. Y, con la sangre, compartimos cultura, hábitos y costumbres que cada grupo va creando y trasmitiendo. Y, de lo natural entramos en lo profundo del misterio: Dios permitió, entretejió los hilos respetando la libertad de ellos para que mis abuelos se encontraran y se amaran, para que mis padres se casaran, para que me engendraran. Veo así que Dios me regaló “esta” familia. Es mi familia. Y debo conocerla, debo quererla, debo construirla, debo traerla siempre a mis oraciones ¡tenemos que rezar por nuestra familia!.
Por otro lado, puedo afirmar con verdad que “yo soy de la familia”: ellos me recibieron al nacer, ellos me alimentaron y cuidaron, ellos me educaron y formaron, ellos se preguntan por mi persona y actividades, ellos comparten mis alegrías y mis penas y lágrimas, ellos rezan por mí… ¡Soy de ellos!
Y en la familia encuentro presente a Dios: Dios había enlazado con la sangre a María y a Jesús; José no compartía la sangre, pero sí compartía el amor, el compromiso, la dedicación. Hay un elemento que no ponemos nosotros, sino que nos es dado; pero hay otro elemento que sólo nosotros podemos poner. Porque, lo constatamos todos los días: no basta llevar la misma sangre; hay familiares que se desinteresan de los demás, algunos viven en las rencillas o en el odio, otros llegan hasta agredirse y aun asesinarse. La familia que debía ser el lugar de la intimidad, de la ayuda, del amor y de la vida, se convierte en el infierno del vacío, del desinterés, del egoísmo, del odio y de la muerte. Diría que en la familia no caben medias tintas: o construyo familia o destruyo la familia.
Ninguna de nuestras familias es perfecta; en todas hay deficiencias, en todas hay zonas de sombra o inmadurez. Pero todos tenemos que dar gracias a Dios por nuestra familia; y todos tenemos que preguntarnos ¿qué estoy haciendo yo para que mis familiares crezcan como personas, sean un poco más felices? Estas preguntas siempre tienen respuesta en nuestro corazón, porque siempre hay cosas que podemos ¡y debemos hacer!. La iglesia está preparando un sínodo sobre la familia precisamente para responder a esa pregunta ¿cómo podemos iluminar mejor a tantas familias que buscan ser más fieles a Dios y al evangelio? ¿Cómo podemos ayudar a tantas familias que pasan por crisis y dificultades, a tantas familias que arrastran el dolor de un fracaso o de una ruptura?. Tragedia enorme la de quienes vienen a trabajar buscando una mejor condición para su familia, pero terminan perdiendo a la familia: ¿de qué les sirve el dinero si terminan perdiendo el amor?. Hermoso día para reflexionar sobre la familia que es “mía” y sobre la familia de la que “yo soy”; hermoso día para rezar por mi familia y por todas la familias.

Inicio

Pastoral Social Caritas Copiapó inicia talleres para niños y adolescentes

Los niños y adolescentes han sido una prioridad para el trabajo que realiza la Pastoral Social Caritas Copiapó en medio de la catástrofe que azotó la región de Atacama.

En su trabajo en redes, la Pastoral se ha aliado con organismos como las fundaciones Efad y Techo, además de jóvenes de las parroquias N. S. del Rosario, N. Sra. de la Esperanza y San José Obrero para realizar talleres socioeducativos en 4 sectores.

El primer paso de este trabajo fue una jornada de cine infantil, en la que participaron alrededor de 20 niñas y niños, el pasado viernes 24 de abril, organizado por Efad en el campamento Monseñor Fernando Ariztía, en Copiapó.

Estos talleres quieren ser un espacio de acompañamiento y aprendizaje, abordando aspectos socioeducativos y espirituales, enfocado en niños y adolescentes vulnerables de las periferias urbanas y zonas rurales. 

 

Comunidad de Chañaral recibió taller de Higiene y Salud

Capacitación organizada por Caritas Copiapó y Efad se orienta a la prevención de enfermedades y la higiene de las personas y los domicilios

Colaborar en el tema de la higiene en las comunidades afectadas por los aluviones. Este fue el objetivo del taller de Salud e higiene implementado por la Pastoral Social Caritas junto a la Fundación Efad y que se entregó en Chañaral, en los comedores parroquiales, el pasado sábado 25 de abril.

El taller abordó consejos de higiene personal, complementando el conocimiento que tienen las personas, y que se deben ver reforzados en este periodo en que se espera un aumento de enfermedades por el polvo, el barro y las distintas consecuencias sanitarias de los aluviones.

Otro tema fue la manipulación de alimentos, desde lavado de manos hasta manipulación de verduras, higiene de la cocina, y otros temas prácticos. La tercera parte del talle se enfocó en la prevención de enfermedades, como pediculosis, sarna, enfermedades gastrointestinales y las que se transmiten a través de los alimentos.

El equipo que visitó Chañaral fue encabezado por la secretaria ejecutiva de Caritas Copiapó Carolina Rojas, junto a David Urrea, de Efad, y la enfermera universitaria Yency Gálvez. Se convocó a miembros del consejo parroquial, agentes pastorales, del grupo de salud integral, del comedor parroquial, y de comunidades de capillas, personas que se llevan la tarea de replicar los contenidos del taller en sus entornos.

Esta capacitación es parte del plan organizado por la Pastoral Social Caritas Copiapó para afrontar la catástrofe. Una similar se ha realizado ya con grupos en Copiapó, y se han programado otras en distintas zonas de la región. Esta iniciativa surge como complemento de la donación de kits de higiene que entregó Caritas Chile, consistente en elementos de aseo personal y domiciliario. Cada uno de estos kits será entregado con un instructivo que señala aspectos como el uso eficiente del agua y consejos de higiene y salud.

Obispo comparte con vecinos de Copiapó afectados por aluviones

Vecinos de sectores afectados por los aluviones recibieron la visita del Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós.

Hasta la población Pintores de Chile llegó el Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, oportunidad en la que se acercó a algunas casas y al albergue del sector, y conversó con las personas, constatando el estado de las casas y la limpieza de calles a casi un mes de ocurrida la catástrofe. Luego recorrió sectores como Millaray, Copayapu y Paipote.

Los vecinos contaron sus experiencias y agradecieron la cercanía del Pastor. Testimonios que dan cuenta del trauma que vivieron las familias y de los esfuerzos que están realizando para reconstruir sus vidas.
 

Visita a la capilla Santa Gema
Monseñor Aós llegó hasta la capilla Santa Gema de la población Paipote. En el lugar se reunió con familias de la comunidad que estaban recibiendo kits de aseo personal y domiciliario, donación de la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia a Desastres en el Extranjero OFDA, a través de Caritas. Estos kits se entregan junto a un instructivo con recomendaciones sobre uso del agua y consejos sobre higiene. 

Padre Andrés Ariztía, capellán de la fundación Las Rosas:

"Desde aquí le pido a la Presidenta que le ponga urgencia a la ley del adulto mayor en Chile"

El Padre Andrés Ariztía llegó hasta Copiapó en medio de la urgencia por la catástrofe que ha vivido la región con los aluviones que arrasaron grandes sectores de Atacama. En su visita fue acogido por el P. Guido Castagna y la parroquia Nuestra Señora de Loreto de Tierra Amarilla.

 

Como capellán de la fundación Las Rosas, su principal interés son los adultos mayores, y su visita se enmarcó en el propósito de apoyar ciertas iniciativas hacia los abuelos más desprotegidos. Siendo sobrino del recordado obispo Fernando Ariztía, siente un vínculo especial con esta diócesis. "Mi primera visita fue ir a saludar a mi tío, -dijo, refiriéndose a la cripta donde descansan los restos mortales de Mons. Ariztía- he ofrecido la Santa Misa estos días por su eterno descanso y también para que su ministerio, que tanto marcó esta tierra atacameña, me ayude en el servicio a los adultos mayores más pobres y desvalidos".

 

¿Con qué se ha encontrado en el recorrido que ha hecho a la zona?

De dulce y de agraz, como se dice. Visitando a las Hermanas (de los Ancianos Desamparados) en el Santuario, su Hogar; un hogar muy bueno, que tiene un cariño, un acompañamiento espiritual hacia los abuelos, muy importante. Ahí hay una gloria para la Iglesia y para Atacama. También visitando otras realidades en sectores poblacionales, campamentos, tomas antiguas. Estoy pensando en don Luis, en su pequeño hogar Casa Damablanca, allá arriba en un cerro, no sé describirle exactamente, que atiende entre cinco y ocho abuelitos, y que uno quisiera apoyar porque él se desvive por eso. Sé del caso de un abuelito que se levanta a las 3 de la mañana para ir a ayudar a llevar al baño a otro abuelito que vive en la casa del lado.

Leer más:Padre Andrés Ariztía, capellán de la fundación Las Rosas:

Párroco de Chañaral recibe visita de Caritas

 Una visita del equipo nacional y diocesano de Caritas recibió el párroco de Chañaral, P. Jaime Pizarro.

Fortalecer la comunicación y el apoyo hacia una de las zonas más afectadas por los aluviones fue el objetivo de la visita que realizó un equipo de Caritas al párroco de Chañaral, P. Jaime Pizarro, el pasado martes 21 de abril.

Durante este encuentro, el sacerdote compartió información actualizada de la situación en Chañaral, y manifestó su preocupación por las fuentes de trabajo que se perdieron en esta comuna. Temas como habitabilidad, construcción de viviendas, cesantía, también se abordaron, así como la urgencia de asistir a las personas y familias más afectadas.

El viaje continuó hasta la localidad de El Salado, donde se pudo apreciar el avance en la limpieza que están haciendo sus propios habitantes, y las viviendas de emergencia que se están instalando.

El equipo, compuesto por dos funcionarios de Caritas Chile y una profesional de Caritas Copiapó, contó además con la presencia de una representante de la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia a Desastres en el extranjero, OFDA, organismo que realizó una importante donación a la región a través de Caritas. Entre sus actividades, visitaron también algunos sectores de Copiapó y participaron de reuniones de coordinación.