Pascua de don Edgardo González, papá del P. Franklin González, párroco de Freirina
...

Con una misa en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza de Copiapó, el P. Franklin González despidió a su padre, don Edgardo González Garrau, fallecido la madrugada del pasado martes 6 de julio, en Freirina.

El P. Franklin, quien es párroco en la parroquia Santa Rosa de Lima de la mencionada localidad de la diócesis de Copiapó, celebró la misa fúnebre durante la mañana, en el templo parroquial. Luego, él y su familia se trasladaron hasta Copiapó para la misa fúnebre y posterior sepultación en el cementerio Parque.

La misa fue presidida por el obispo de Copiapó, Monseñor Ricardo Morales, y lo acompañaron, además del P. Franklin, los sacerdotes Mario Vignola, Mauricio Andrade, Juan Barraza, Francisco Javier Medina, Jack Ginting y el párroco, P. Jaime Pizarro. La celebración se hizo con aforo reducido, en atención a la fase 2 en que se encuentra la capital regional.

“Lo que él fue, permanece”

“Que se vaya un papá, una mamá, siempre desgarra el corazón” comenzó diciendo el obispo en su homilía. “Es natural sentir ese dolor- continuó, - y no debemos hacerle el quite, el mismo Cristo lloró cuando partió su amigo Lázaro, pero desde el dolor surge la esperanza, porque no estamos diciendo adiós para siempre a Edgardo”. Dijo que “el que estemos aquí ahora, familia, amigos, religiosas, sacerdotes, es muestra de la esperanza, que la vida no termina con la experiencia de la muerte. Nos encontraremos de nuevo, de otra forma, pero lo haremos”.

Don Ricardo subrayó que las palabras, las enseñanzas, los valores de don Edgardo permanecerán en su familia. “Por sus frutos los conoceréis, - dijo, citando el evangelio-; si uno mira a su familia, va a descubrir quién fue y qué dejó Edgardo. Lo que él fue, permanece”. Llamó a que el dolor de esta partida “no obnubile el corazón”, “ahora va al encuentro de su esposa, y desde allá seguirá intercediendo por su familia”.

Después de la eucaristía, el cortejo se dirigió hasta el Cementerio Parque, para la sepultación.

El P. Franklin dijo sentirse tranquilo, tratando de afrontar este doloroso momento junto a su familia, y agradeció a todos quienes lo han acompañado con la oración, especialmente a tantas personas que hubieran querido ir presencialmente a despedir a su padre, pero que no pudieron por las restricciones debidas a la pandemia.

Obispado de Copiapó
Facebook
Ver

Obispado de Copiapó
Youtube
Ver

Obispado de Copiapó
Twitter
Ver

Obispado de Copiapó
Radio Santuario FM
Ver