Séptima jornada en el Santuario se dedicó a los enfermos

Una nueva jornada se vivió en el Santuario de La Cansdelaria de Copiapó, en la que Monseñor Ricardo Morales presidió las celebraciones.

En la homilía de la misa vespertina, el obispo habló de la encarnación. “Es un Dios que asume la condición humana. Dios hecho hombre con todas las consecuencias” y pidió evitar espiritualizar todo, “lo que nos volvería una religión desencarnada”. Recalcó que “la mayor manifestación de lo divino es el prójimo, es tu hermano, es más carenciado, el más discriminado, el más ninguneado. Ahí está el Señor. No debemos admirarnos del pasado de las personas. A lo mejor es un hermano nuestro que tiene su historia, pero conoció al Señor y se abrió a la gracia. El Señor nos puede hablar en los hermanos que menos pensamos. El Espíritu sopla donde quiere”.

Novena y Bendición de los enfermos

En la catequesis durante la novena, don Ricardo habló del destino universal de los bienes, principio es característico de la Doctrina Social de la Iglesia. “Este principio exige reafirmar con toda fuerza la opción preferencial por los pobres. Esta opción se ha de tomar a impulsos de la fe cristiana, imitando a Cristo que se identificó con los más pequeños”.

Más temprano en el Santuario tuvo lugar la liturgia de Bendición de los enfermos, que consistió en una Adoración al Santísimo. “Sana mi cuerpo, mis dolencias, – dijo el Obispo;- el Santísimo expuesto delante nuestro es muestra de que el Señor se quiere quedar con nosotros, animarnos y fortalecernos. Quiere llegar a nuestros hogares, a nuestros lechos, y quedarse con nosotros”. El Obispo rezó especialmente por las personas que cuidan a los enfermos, y por el personal de salud.

Compartir

Categories:

Tags:

Comments are closed