Comunidad franciscana de Copiapó celebró una misa para agradecer su servicio en Atacama


Con la celebraciòn de la misa en su parroquia San Francisco de Copiapó se despidió de la diócesis el P. Guissepe Bellini, sacerdote franciscano que, tras 21 años en Chile, retorna a su natal Italia.

La eucaristìa, celebrada en la comunidad de la parroquia donde ha servido durante seis años, fue presidida por el P. Tullio Pastorelli, junto a sus hermanos de congregación y al sacerdote diocesano Francisco Javier Medina.

Cuando tomó la palabra en la homilía, el P. Guissepe dijo que ya había cumplido dos de sus aventuras: una era ser médico y la otra llegar a Latinoamérica a realizar su misión y ahora tenía una nueva aventura, que era volver a su país. También reconoció que cuando llegó a Copiapó se enamoró del desierto, y que siente que en cada lugar en el que estuvo recibió más de la gente que lo que el pudo entregar. Se refirió a las personas de las tomas como sus amigos y que en ellos había una tremenda riqueza. Pidiò a toda la comunidad orar por sus hermanos sacerdotes Fabrizio y Emilian.

La comunidad parroquial se mostró agradecida por todo su servicio, su carisma, su alegre testimonio del evangelio, y le regaló como signo de este cariño, una hermosa estola.

El P. Giussepe llegó a Chile en el año 1999, fue párroco de la parroquia Inmculada Concepción en Santiago, luego estuvo en la comunidad de Curicó, en la parroquia Jesús de Nazaret, y finalmente llegó a Copiapó, a San Francisco, en el 2014.

Compartir

Categories:

Tags:

Comments are closed