Los catequistas son los principales invitados a la Escuela de Verano 2020, organizada este año por el Departamento de Catequesis de la diócesis de Copiapó, y que comenzó este lunes 6 de enero.

La jornada comenzó en la casa de retiro de La Candelaria, con el objetivo de ofrecer una instancia de formación y encuentro a las y los catequistas, destacando el gran valor de su servicio en la Iglesia. La primera parte estuvo a cargo del P. Alex Vigueras, quien profundizó en los cambios que ha experimentado la experiencia creyente, en tres generaciones: los padres, ellos mismos y los hijos.

Luego de la pausa del café, tomó la palabra Eduardo Valenzuela, director de la comisión nacional de Catequesis de la Cech. Él abordó la experiencia de la fe y su transmisión, entregando también, pistas para educar la fe en tiempos de renovación.

Una veintena de catequistas asistieron a esta jornada en la casa de retiros de La Candelaria.

Al caer la tarde, pasadas las 19.30 horas, comenzó la charla en el patio del Obispado de Copiapó. Eduardo Valenzuela ofreció el mismo tema, más sintético y concreto, para los más de treinta agentes pastorales, mayormente catequistas, que participaron.

Compartir

Categories:

Tags:

Comments are closed