Un emotivo momento se vivió este viernes 13 de diciembre en la clausura de la exposición itinerante “Museo de la Memoria y los Derechos Humanos”, que se instaló en el patio del Obispado desde el 4 de noviembre pasado.

En este cierre estuvo presente el Director Ejecutivo del Museo de la memoria y los DDHH, Francisco Estévez, además de representantes de agrupaciones de detenidos desaparecidos y presos políticos de la región. Desde la Iglesia de Atacama, estuvo presente el sacerdote Juan Pedro Cegarra.

Estévez relevó el papel de la Iglesia en la protección de los perseguidos por causas políticas y los derechos humanos durante la dictadura, y su rol en la recuperación de la democracia y en los distintos informes de verdad y reconciliación durante los años 90. Del Padre Juan Pedro, dijo que “entró en la historia por su defensa de los derechos humanos”, destacando su compromiso y coherencia.

Por su parte, al tomar la palabra, el sacerdote señaló que los derechos humanos no pertenecen a una ideologia en particular, y que el magisterio de la Iglesia durante el siglo XX siempre los ha promovido, por ser inalienables y inherentes a la persona humana, creada por Dios.

Ingrid Aguad, de la Agrupación de Familiares y Amigos de DD.DD y ejecutados políticos entregó un libro “en nuestra memoria” investigación de la periodista Jessica Acuña. Por su parte, la sicóloga Sara Arenas le obsequió el libro “Caso de Clodomiro Almeyda, defendido por Elias Nemhe”, donación de la familia Nemhe

Al final de la ceremonia, manifestantes irrumpieron en el patio para gritar consignas sobre la contingencia regional y recordar a los detenidos desaparecidos y asesinados durante la dictadura. Se despidieron entonando un canto de unidad con la música de la conocida Canción de la Alegría.

Compartir

Categories:

Tags:

Comments are closed