Cerca de ocho mil peregrinos coparon las calles del entorno de la Parroquia Santa Cruz de Mayo de Vallenar. Tal como hace ya cerca de 450 años comenzaron a danzar a la Cruz de Mayo los diaguitas del Valle del Huasco; el pasado 5 de mayo fue igualmente venerada por una treintena de Bailes Religiosos.

La Misa Solemne fue presidida en la tarde por el Administrador Diocesano, pbro. Jaime Pizarro Díaz, quien fue acompañado en el altar por algunos párrocos vecinos y diáconos. La Misa fue organizada por los profesores de religión de la zona, y estuvo centrada en la cruz como signo de esperanza, lema que acompañó la novena y la fiesta. El P. Jaime acentuó la fuerza de la resurrección desde la misma muerte de Jesús,  que entregó su vida por amor.

Posteriormente comenzó la procesión, que fue encabezada por jóvenes, en convergencia con el llamado a acogerlos que solicitó el Papa Francisco.

Esta fiesta terminó alrededor de la medianoche cuando cada baile comenzó a despedirse  comenzada ya la noche.

Patricio Balcazar miembro de la Directiva de los Bailes Religiosos agradeció la presencia de cada uno de los peregrinos, que incluso provenian desde Santiago como desde la nortina Arica.

Finalmente el párroco, P. Mauricio Arancibia, valoró como la fuerza de la fe permita adentrarse en el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.