A pesar del calor, y que se comenzó tempranamente, el pasado 4 de mayo fue una fiesta con el Señor Crucificado que vivieron los niños y niñas de Vallenar que acudieron a la Parroquia Santa Cruz. Esto en el marco de la centenaria fiesta de la Cruz de Mayo.

En la oportunidad se abordó la figura del Buen Pastor; es el mismo Jesús que da la vida por las ovejas.

Una de la catequistas de los niños y acompañante del MOANI, Rosalba Vargas, valoró que los niños se impregnarán de este evangelio; gracias a que ellos mismos lo dramatizaron. Eso permite que los infantes asuman de otra manera la experiencia de fe.

El párroco del lugar, P. Mauricio Arancibia Portilla, bendijo las cruces de maderas hechas por los mismos participantes, lo que ya es tradicional en esta fiesta religiosa.