Miles de fieles participan en la Misa Solemne de la fiesta de La Candelaria

Un llamado a participar en la eucaristía hizo el Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, en la Misa Solemne, en el día de la Fiesta de Nuestra Señora de La Candelaria.

La misa, como cada año, contó con la participación de los bailes religiosos en la liturgia, a través de cantos a lo divino. Además integrantes de los bailes tradicionales presentaron al altar algunos de sus  implementos junto al pan y al vino.

A las miles de familias reunidas en el patio del Santuario, don Celestino dijo que “debemos tomar la palabra de Dios y leerla y meditarla en soledad, pero además necesitamos escucharla juntos como pueblo santo, ¡pobre de aquel cristiano que piense que puede hacer solo el camino de la vida!”.

Don Celestino invitó a mirar como ejemplo a la Virgen María. “En ella vemos brillar la fuerza de la gracia; ella no es una diosa, es de nuestra estirpe, es una de nosotros, pero la gracia de Jesús la hizo inmaculada y la mantuvo libre de pecado, a quien honramos como portadora de la luz”. El Pastor instó a participar en la misa, especialmente en domingo, y a seguir a Jesús para ser luz en cada familia y en la sociedad.  

Por la tarde, y bajo un inclemente sol, casi setenta bailes de la diócesis y de diócesis vecinas participaron de la procesión. La primera imagen en salir fue la histórica, encontrada por Mariano Caro, y que fue acompañada por el rector del Santuario, P. Francisco Javier Medina. Al final de la procesión, la imagen grande salió acompañada del Obispo. Después del recorrido, los bailes volvieron al Santuario para celebrar la última misa del día.