Continúa la Fiesta de La Candelaria en Copiapó con día dedicado a la confesión

El sacramento de la reconciliación fue el tema de la octava jornada de la Fiesta de La Candelaria de Copiapó. Como cada tarde, los peregrinos que llegaron al Santuario rezaron los misterios del rosario y luego escucharon la catequesis de Monseñor Celestino Aós. El obispo dijo que “necesito confesarme porque Jesucristo ha querido dejar a la iglesia el sacramento de la confesión no porque sea cómodo o fácil, sino porque ha querido derramar su misericordia, hacerse cercano”. Explicó que “en la confesión el protagonista no es el penitente, ni el sacerdote, el protagonista es Dios, que se hace presente a través de la iglesia, de ese sacerdote, y me dice yo te amo a pesar de que te has caído“.

También dijo que una tarea de los bautizados es ser agentes de reconciliación. “Sea de aquellos que dicen la verdad, de los que hablan bien, sea usted honrado, sea una persona de paz, que saben resolver los conflictos con el diálogo, con la escucha”.

Don Celestino dijo que comprendía cuando las personas se cuestionaban: “Por qué tengo que perdonar, si yo tengo la razón? No hay más argumento que este: porque Cristo perdonó. Y por eso, tenemos que ir por la vida perdonando. Nuestra sociedad será distinta si cumplimos esa misión, y ¿cómo tendremos fuerzas? Comulgando, participando en la eucaristía, que es la fiesta de la reconciliación”, concluyó.