Mons. Aós: “con Jesucristo, el camino de la muerte es camino de esperanza”.

Como cada año, cientos de familias acudieron a los cementerios para visitar las tumbas de sus seres queridos. Y como cada año, se celebraron misas en los camposantos.

En el cementerio municipal de Copiapó, presidió la misa el Obispo, Monseñor Celestino Aós. En su homilía, el Obispo se refirió a la costumbre de visitar las tumbas. “¿A qué venimos al cementerio? A expresarles una vez más nuestro afecto, a sentirlos cercanos, a sentir cómo estamos unidos a ellos”. Dijo que “venimos a rezar por nuestros difuntos, a renovar nuestra fe en la vida eterna. Sabemos que la vida es un caminar y que un día el camino se acaba y llegamos a la meta”.

La esperanza cristiana

Don Celestino recordó que “con Jesucristo, el camino de la muerte es camino de esperanza. Esperanza que vemos cumplida y ratificada en la Virgen María, y en los santos; esperanza que acompañó las vidas de nuestros difuntos y que pedimos al Señor lleve a cumplimento”.

La misa, que congregó a numerosas familias que llegaron hasta el cementerio, estuvo a cargo de la comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, Catedral de Copiapó.